Home        Machos       Hembras      Cachorros        Información       Album de fotos          Contacto                       

Los Cachorros

        Tener una camada es una de las cosas que más satisfacciones nos puede aportar, al igual que tristezas. El que nos salga bien o mal dependerá de nuestra constancia, habilidad, observación y suerte, mucha suerte.

        El éxito o fracaso de una camada depende en buena medida de como hayamos cuidado a la madre durante el embarazo, ya que con ello estaremos cuidando a los cachorros.

        Las primeras horas después del parto serán muy importantes para hacernos vislumbrar el estado de los cachorros. Estos deben estar lo más activos posible y pidiendo a gritos que les demos de comer. Si no se reponen y parecen adormilados pese a nuestros empujones y bandazos, será un síntoma de mal estado. Y eso reducirá bastante nuestras probabilidades de éxito.

        Pero vamos a empezar desde el principio:

        Acabas de llegar a tu casa desde el veterinario, los nervios se apoderan de ti y no tienes muy claro lo que debes hacer, te han contado muchas cosas, pero así en vivo todo cambia. Los cachorros deben estar en una pequeña cesta a la que habrás puesto en el veterinario una bolsa de agua caliente para que los pequeñines no tengan frío. Si te has dejado en casa la bolsa no te preocupes, un guante de látex lleno de agua calientita te hará el apaño. No te confíes demasiado con el agua caliente, pues pasado un tiempo pierde calor y hace el efecto inverso, puede enfriarte a los cachorros. Nosotros utilizamos una bolsa de gel térmico (de venta en farmacias para enfriar o calentar lesiones) que calentamos en el microondas del veterinario y nos dura un tiempo más.

        Puesto que los cachorros estarán bien (de momento) de lo que te tienes que preocupar ahora es de la madre. Límpiala con una toalla vieja humedecida y ponla en la paridera o caja en la que quieras que cuide a sus retoños a partir de ahora. Después de la dura experiencia, a buen seguro se quedará dormida un buen rato en el que deberás poner a mamar a los cachorros por primera vez. Tranquilo, los cachorros aguantan tranquilamente tres horas sin empezar a comer, así que no tengas prisa por empezar, que luego por correr se cometen más fallos. 

        El suelo de la paridera es importante, nosotros ponemos periódicos en la capa inferior que absorberán líquidos en caso de fugas. Sobre ellos una manta, vet bed, borreguito o similar para que estén sobre una superficie blanda y calentita. Y sobre la manta ponemos empapadores desechables, que absorberán los pises de los cachorros y los restos del parto que durante unos días irá tirando la madre. Los empapadores los cambiaremos cada día por lo menos, aunque si los vemos sucios los cambiaremos antes. La higiene es siempre fundamental.

        Ponerlos a mamar es relativamente fácil, si tienen ganas e instinto no te preocupes, que bastará con acercarles los pezones a la boca y ellos solos se "enchufarán". Si no lo hacen solos, estira un poco del pezón al tiempo que lo aprietas y cuando tengas una o dos gotitas de leche le abres la boca al cachorro y lo enchufas. Puede que al principio no quieran, pero al final todos acaban mamando.

        Mientras puedas estar con la madre déjalos mamar a su aire, pero no te despistes ni confíes, puesto que a la mínima se intentará levantar y podría aplastarlos. Hay madres muy cuidadosas y delicadas con sus cachorros y otras tremendamente torpes, así que te tocará a ti descubrir como es tu perra e ir dándole confianzas en función de como la veas con sus retoños. Aún así, piensa que vale más pecar de precabido que de despreocupado.

        Después de una cesárea es muy normal que la madre no quiera saber nada de los cachorros, los ignora y se intenta ir de la caja. Para ella son pequeños seres que no sabe de dónde han salido y que le hurgan por la zona que más dolorida tiene. Nuestro deber es intentar que los vaya aceptando, acercándoselos a la cara, hacerles muchos mimos y hacer que esté con ellos el mayor tiempo posible, para despertarle su instinto maternal, ya que al final acabará aceptándolos, aunque hayan pasado un par de días. Posiblemente no te obedezca cuando la hagas quedarse con los cachorros, no dudes en sujetarla a la fuerza para que mamen, en especial los cinco primeros días, ya que es cuando la madre produce el CALOSTRO que es lo que más les va a inmunizar. Un truco que hemos comprobado que funciona para despertar su instinto materno es hacer orinar a un cachorro (con frotarle un poco su pene o vulva con una toallita húmeda basta) sobre su boca teniendo al cachorro a unos pocos centímetros. Al mojar a la madre ésta se lamerá los labios y aprovecharemos para acercarle el cachorro y que su lengua lo lama a él también. A más lengua, más pis hará el cachorro con lo que la madre lamerá más. En ese momento la madre descubre que lamer a los cachorros le es satisfactorio y empieza la maternidad. Si el truco no te funciona una primera vez inténtalo pasado un rato y sucesivamente, a nosotros nos funciona siempre. 

        Desgraciadamente las hembras de Bulldog no se caracterizan ni por la abundancia ni por la calidad de su leche, así que muchas veces deberemos suplementar la lactancia con leche artificial. Bien por biberón, por sonda o con un cuentagotas. Explicar como pasar una sonda a un cachorro desde una web me parece una temeridad (aunque sondar sea bastante sencillo), por lo que solamente explicaré la lactancia con biberón y con el cuentagotas.

        Lo primero que necesitas es una buena leche, a mi no me pagan nada por decirlo, pero actualmente la de Royal Canin es la leche que está yendo mejor, además de tener un buen precio. Con la leche te viene un biberón, por lo que no necesitarás comprarte ninguno, la tetina a emplear es la más grande. Si no te fuera bien del todo puedes comprar en la farmacia una tetina anatómica de la casa NUC de 0 a 6 meses, que se adapta mejor a su boca.

        Otro punto a tener en cuenta es la esterilización de los biberones, la puedes hacer de dos maneras: o los hierves o los metes en líquido esterilizador, esta segunda opción es mucho más sencilla ya que se sumergen en una fiambrera con agua en la que se disuelve una pastilla esterilizadora del tipo "método Milton" de venta en farmacias y grandes superficies. Con una pastilla tienes para esterilizar durante 24 horas y te ahorras los engorros y los quemazos del hervor. Ojo, el recipiente del agua tiene que ser de plástico y el agua con la pastilla cambiarse cada 24 horas.

        Por supuesto, utiliza agua mineral envasada, que por el grifo nos llegan un montón de bacterias indeseables.

        Para manipular a los cachorros nos limpiaremos siempre a fondo las manos. Tampoco dejaremos que los toque nadie sin haber pasado por el lavabo. Hoy en día hay productos alcohólicos que desinfectan las manos sin necesidad de aclarar.

        Bueno, estábamos a punto de darles el primer biberón. En camadas numerosas, aunque deje mamar a los cachorros, ayudaremos a la madre con un biberón al menos cada cuatro horas. Para la cantidad inicial (siempre dependerá de cada cachorro) podemos calcular unos 5 cl. de leche por cachorro el primer día, e iremos aumentando la dosis casi a diario. Un buen indicador de la cantidad de leche que debemos administrar a nuestros cachorros es la barriguita de los cachorros, después de una toma debe quedarse llena, aunque no tirante, de no ser así aumentaremos la dosis.

        Si la madre no les puede o no les quiere dar, no nos quedará más remedio que darles el biberón cada dos horas los tres o cuatro primeros días, cada tres los siguientes hasta los diez días en que les subiremos a cada cuatro horas.

        Para dar el biberón a los cachorros sujetaremos al cachorro con una mano y con la otra le meteremos el biberón en la boca, si podemos les pondremos nuestro dedo meñique en la cavidad de debajo de la mandíbula, esto les hará tragar más fácilmente, no se trata de presionar, sino de colocar el dedo. Pruébalo contigo mismo, verás como automáticamente tragas saliva.

        Es bastante normal, los primeros días que los cachorros no sepan regular el caudal y les salga un poco de leche por la nariz, por supuesto pararemos automáticamente de darles y le succionaremos la leche de la nariz con un saca mocos. Hay de muchas marcas y todos valen, los puedes comprar en una farmacia o en la sección de puericultura de las grandes superficies y son muy fáciles de usar.

        Con el cuentagotas regulamos mejor el caudal ya que de lo que se trata es de poner una gota de leche sobre la  lengua del cachorro, ésta prácticamente se disuelve y nunca se va a las vías respiratorias. Es más lento que el biberón, pero más seguro. Ideal para suplementar la alimentación los primeros días, cuando las tomas son de unos pocos centímetros. Cuando un cachorro toma 40cl de leche, realmente es poco práctico.

        Después de cada toma limpiaremos a los cachorros con una toallita húmeda de bebé frotándoles suavemente por el ano y la ingle. Esto les estimulará para hacer caca o pipí. Este paso es muy importante ya que su conviene que su estomago quede libre para la próxima toma. No en todas las tomas el cachorro hará caca, pero no es aconsejable que no la hagan en más de cuatro o cinco tomas.

        Sobre como deben ir creciendo los cachorros, la regla de doblar su peso en la primera semana puede ser buena, aunque no exacta, dependerá siempre de como hayan nacido los cachorros y lo activos y comedores que sean. De todos modos, el peso es el mejor indicador que tenemos, ya que si no engordaran sería motivo de preocupación.

        Debemos estar atentos a cualquiera de sus gestos o "grititos", un cachorro se viene abajo en muy poco tiempo, por eso nuestro nivel de observación e intervención (si fuese necesario) es importantísimo. El comer poco, alejarse de la madre o hermanos, moquear, pequeños espasmos, quejidos, etc... son síntomas de que algo no va como debería. Ante cualquier duda consulta a tu veterinario.

        La hidratación de la piel es otro síntoma fácil de ver, así que al menos una vez al día les haremos a todos la prueba. Es muy sencilla, se trata de pellizcar retorciendo (pero sin hacer daño) la piel del cogote. En un cachorro bien hidratado esta volverá a su forma original en  apenas un segundo, a uno deshidratado le tardará dos, tres, o más, depende de lo mal que esté. Ante el más mínimo indicio de deshidratación consultaremos con nuestro veterinario. Ten siempre muy en cuenta que desde que le ves un indicio hasta que el cachorro se muere pueden pasar apenas unas horas en cachorros tan pequeños y sensibles, por lo que siempre deberás actuar lo antes posible, NUNCA te hagas el remolón o te quedarás sin cachorros.

        Otro tema a tener en cuenta es la expulsión de gases, ya que al igual que los humanos no les sienta bien cargarse de ellos, para favorecerla les daremos dos o tres gotitas, tres veces al día de AERORED, que se le pueden dar directamente o  disolvérselas en la leche del biberón.

        Para cuando empiecen a levantarse cuidaremos la superficie por la que pisan, el empapador patina demasiado y según que tejidos también. Las mantas veterinarias (VET BED) tipo "borreguito" van muy bien. También he comprobado que va muy bien, en especial con cachorros a los que les cuesta erguirse, son una bayetas para escurrir que venden por metros en las ferreterías, son acolchadas, cálidas y antideslizantes. El problema de poner toallas, o mantas es que rara vez están en su sitio ya que cada vez que entra o sale la madre las arruga, con lo que quedará el suelo al descubierto y pisarán sobre una superficie no deseada. Otro problema de las toallas o mantas viejas es que los cachorros se esconden entre las arrugas y al no verlos la madre los puede chafar.

        A los 15 días empezaremos con el destete, digo lo mismo que con la leche, no me pagan por decirlo, pero el pienso Starter de Royal Canin es de largo el mejor producto para hacerlo. Remojaremos en agua unas bolitas de pienso con unas horas de anterioridad. El día que cumplan 15 días les daremos a comer unas bolitas (8 o 10) a cada cachorro antes de una de las tomas, es decir 10 bolitas en todo el día. El día 16 repetimos la operación. El 17 le daremos una toma de pienso (10 bolitas) por la mañana y otra por la noche, lo mismo que el 18. Para el día 19 serán tres bolitas, lo mismo que el día 20.

        pasados los días y aumentando una toma cada dos días, acabaremos dando pienso antes de cada toma de los cachorros. Poco a poco iremos aumentando la cantidad de pienso y disminuyendo la leche. Por su parte la madre irá ampliando el tiempo fuera de la paridera con sus cachorros ya que a éstos les empezarán a creccer los dientes y a hacerle daño al mamar. Sobre el día 20-22 dejaremos de darles la comida directamente a la boca y la pondremos en un comedero.

       Los primeros días será terrorífico, habrá papilla por todo menos en sus barrigas y a los menos tragones les deberás ayudar con el dedo, lo mojas en la papilla y se lo das en la boca, al menos hasta que se acostumbren a la nueva forma de comer. Pon un papel de periódico en el suelo y el plato con menos borde que tengas, lo que para ti es poco para ellos es una muralla.

         Cuando vayan creciendo sus dientes les iremos reblandeciendo cada vez menos el pienso para que a los dos meses o así, coman pienso seco.

        A medida que el tiempo pase irán dejando comida en algunas tomas, lo cual nos indicará que debemos reducir una de las tomas al día, así a los dos meses y medio comerán tres comidas al día y a los tres y medio o así sólo querrá dos, pero eso te lo irá indicando el propio cachorro.

        Es importante cuidar el largo de sus uñas desde bien pequeños, cada semana o así se las cortaremos, los primeros meses crecen rapidísimo y si los acostumbramos de pequeñitos, de mayores no nos darán problemas a la hora de cortárselas.

        Casi al tiempo que empiecen a comer pienso, los iremos sacando unas horas al día a tomar el sol, el sol es muy importante para ellos. Sacarlos al sol no quiere decir que te los lleves de paseo, los sacas al jardín o la terraza para que jueguen unas horas.

        También es importante sociabilizarlos,  jugaremos con ellos, les hablaremos y les acostumbraremos al trato con los humanos para que de mayores tengan un carácter amable y juguetón para con nosotros.  

 

© Crusheds Bulldogs 2.001

www.crusheds.com